12 jul. 2016

T2.2 LA IMAGEN REGISTRADA

La Imagen registrada siempre es diferente de la realidad percibida a partir de la vista. Para conocer bien cómo una imagen puede cambiar nuestra percepción de la realidad debemos en primer lugar conocer las características básicas de una imagen. 

 1.- En una imagen fija como una fotografía, un cuadro o una viñeta de cómic lo primero que debemos considerar es: 

El encuadre: es decir la parte de la realidad que seleccionamos para que salga en la foto, es como si miráramos la realidad a través de una ventana. Es el espacio visual que se estableció en la pintura a partir del S. XV.  No debemos confundir las palabras “encuadrar” (seleccionar una parte de nuestro entorno) con “enfocar” es decir conseguir que la imagen se vea bien nítida. Es habitual que en el lenguaje de la calle se confundan estos dos verbos. 



Además hay que considerar el formato que puede ser horizontal o vertical lo que condiciona nuestra percepción. Debemos adecuar esta posición en función del motivo (un árbol o una persona mejor en vertical, un puente en horizontal) sin embargo el autor puede utilizar el formato que crea conveniente para sus propósitos expresivos. 





También tenemos que observar es el tamaño de la imagen. Su modificación altera nuestra percepción de la imagen, cuanto más grande es una imagen más tiende a impresionarnos, como cuando vemos el Guernica de Picasso en el Museo Reina Sofía que nos “llena” mucho más que cuando lo vemos en una postal. En una imagen también tenemos que fijarnos en el tamaño de plano y en la óptica utilizada (lo veremos más adelante)





2.- En una imagen en movimiento la observación de las características de la imagen se complica ya que nos encontramos con una larguísima sucesión de imágenes fijas (los fotogramas en el cine) que se van enlazando, cada una con sus propias características.




Fotogramas de la película 'Te querré siempre' (Viaggio in Italia), de Rossellini


El encuadre, selecciona lo que el director de cine quiere que el espectador vea, pone límites a nuestra visión. En función del encuadre nos vamos a encontrar con:
  • El “campo”, es lo que vemos en la pantalla, es lo que hay dentro del encuadre.
  • Fuera de campo” es lo que no vemos pero sabemos que está allí y que cuenta en la historia. Se puede hacer presente por una voz, un ruido, una mirada o un movimiento de cámara. Puede tener una gran fuerza dramática.



El  tamaño. Cada medio tiene un surtido de tamaños preestablecido. Si una película está hecha para verse en el cine probablemente podrá usar planos con paisajes muy grandes, pero si esta imagen la vemos en nuestro móvil perderá toda su fuerza expresiva. En las series de TV abundan más los planos que acercan más los personajes al espectador. El tamaño influye  sobre nuestras emociones, por eso pasamos más miedo al ver una película de terror en el cine(en pantalla grande) que en una tablet. 




El formato en la imagen en movimiento suele ser siempre en formato horizontal (salvo en las imágenes grabadas con móvil) Además es la relación existente entre los lados verticales y los horizontales de la imagen (vertical: horizontal) En los medios en los que se puede elegir el formato este tiene  connotaciones  estéticas. En cine y vídeo los principales formatos son:                         1:1,33 en las películas antiguas    (1:1 es el cuadrado)
                                               1:1,85 en las películas panorámicas
                                               1:2,55 en las de Cinemascope    



El trasvase de un medio a otro puede ocasionar distorsiones como al ver una película antigua en una Tv panorámica que no rellena el encuadre.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada